Make your own free website on Tripod.com

bus2.jpg

Guadalajara to Villa Guerrero
Home
San Antonio to Monterrey
Monterrey
Saltillo
Zacatecas
Morelia
Cuitzeo to Uriangato
Guanajuato and Leon
Patzcuaro and Janitzio
Uriangato
Guadalajara to Villa Guerrero
The Huichol

tguadtk.JPG

tvilgrtk.JPG

GUADALAJARA NO TE RAJES

12/29/05
Today we rose early ready to leave again on another adventure. This time we left for a very big city--the popular city of Guadalajara. Jaime was the one who took us to the outskirts of Guadalajara and gave us the tickets for the rest of the way. On the way to Guadalajara, Jaime and I had a very good conversation on many things. When we arrived at the city of Guadalajara, I was very impressed by its colonial architecture, a city with great parks and gardens--very big city with people of all parts of Mexico and some foreign tourists. At this point we didn't have much money, and we decided that we had just enough to return without problem to the United States, we bought a little food for our hunger and hauled our things from one side to another one because we didn't want to leave them anywhere. After crossing Guadalajara and taking some photos, we went to the bus station to begin our journey to the land of the Huichol. We didn't know exactly where to start, nor exactly where the greater concentration of these peoples was, but Nahan that had studied something of this people told me that they were in the Sierra los Huicholes in towns very hidden. We looked for the bus that left us close to these Huichol towns and then we found a bus that took us to Villa Guerrero, approximately a trip of 6 hours, so we thought that we could sleep in the bus, but the truth he is that it wasn't possible to sleep in the bus because it was a cold an dvery bumpy ride. We arrived at that town in 3 in the morning, 3 hours ealier than we thought. We arrived so early that almost all were asleep. And since we didn't know anyone, we decided to be walking to the plaza, not then for awhile bats were flying on above our heads and I didn't really have much of a desire to sleep! Then a car arrived at the plaza and it was one of the town police who was making his rounds, when I thought to see if it was possible for him to give us some information on the Huicholes so I spoke to the second one, but the first policeman was observing me because he had surely never seen two young men at the plaza at this time of the morning! The police did not give much information to me and so I returned to my seat and started getting cold again. Then I said to Nathan, "Why not make a fire?" He replied that we should. Then we were walking to look for a place outside the town to build the fire. Every 15 minutes the church clock bells rang, probably automatically, And we soon became annoyed of that sound going off every 15 minutes! Finally we found our way to the outskirts of the town. Nathan found a big branch of wood and so we began the fire to warm ourselves. I had much paper of my notebook and other things and burned everything. We were in an ideal spot out of the cold wind.


12/29/05
Ahora si nos levantamos temprano y listos para salir nuevamente a otra aventura, en esta oportunidad salimos para una ciudad muy grande, salimos a la popular ciudad de Guadalajara. Jaime fue quien nos llevo hasta las afueras de Guadalajara para luego nosotros tomar dos buses hasta la misma ciudad. Pero en el camino a Guadalajara Jaime y yo tuvimos una muy buena plática de muchas cosas. Cuando llegamos a la ciudad de Guadalajara nos impresionó mucho su arquitectura colonial, una ciudad con grandes parques y jardines y una ciudad muy grande en donde vive gente de todas partes de México y algunos turistas extranjeros. Ya para este entonces no teníamos mucho dinero y sabíamos que teníamos que ahorrar lo más que se podía para poder volver sin dificultades a los Estados Unidos, había mucha comida de toda clase pero teníamos que aguantarnos el hambre y llevar nuestras cosas de un lado a otro porque no había donde dejarlas. Después de recorrer Guadalajara y tomar algunas fotos, fuimos a la central de autobuses para salir a nuestra última y más esperada aventura conocer a los Huicholes. No sabíamos que esperar, ni sabíamos exactamente donde se encontraría la mayor concentración de estas personas, pero Nathan que había estudiado algo acerca de esta gente me explicó que se encontraban en la “Sierra de los Huicholes” en unos pueblos muy escondidos. Buscamos entonces el bus que nos dejara más cerca de estos pueblos y así encontramos un bus que nos llevaría a Villa Guerrero, nos dijeron que el viaje sería de 6 horas aproximadamente así que pensamos que dormiríamos en el bus pero la verdad es que no podíamos dormir en el bus porque hacía un frió muy fuerte y porque llegamos a ese pueblo a las tres de la mañana, antes de lo que habíamos planeado. Llegamos pues a este pueblo desconocido a una hora donde ya todos estaban dormidos. Y como no conocíamos a nadie, decidimos ir caminando hasta la plaza principal. No sabiendo que hacer tratamos de dormir en las bancas de la plaza pero hacia mucho frío y no podíamos dormir, además habían murciélagos volando sobre nuestras cabezas de vez en cuando por lo que no me daban muchas ganas de dormir. Entonces un carro llegó a la plaza y se trataba de la policía del pueblo que estaba haciendo patrullaje, cuando los vi pensé que talvez nos podían dar alguna información de los huicholes así que me acerqué y hable con uno de ellos, pero primero el policía se puso a observarme porque no sabía si venía realmente a preguntar o a traer problemas porque seguramente nunca antes había visto dos jóvenes a las 3:30AM en la plaza. El policía no me dio mucha información y se fue, así que de vuelta a la plaza sin hacer nada y con mucho frío. Fue entonces cuando le dije a Nathan: “¿Por qué no hacemos un fuego?” Y él se entusiasmó y me dijo: “Claro que sí.” Entonces fuimos caminando para buscar un lugar fuera del pueblo para hacer un fuego. Cada 15 minutos sonaba el reloj de la iglesia, parece que era automático, ya estamos cansados de oírlo porque era fastidioso que en medio del silencio este reloj nos molestara cada quince minutos con un sonido horrible. Bueno… entonces hicimos un fuego en las afueras del pueblo. Nathan encontró una rama grande de un árbol y así empezamos el fuego para calentarnos. Yo tenía mucho papel de mi cuaderno y entre otras cosas y todo eso lo pusimos a quemar en un lugar clave que nos protegía del viento.

89.jpg

90.jpg

91.jpg

92.jpg

Guadalajara es una ciudad grande de mucha cultura y que cuenta con una hermosa arquitectura colonial.

Enter supporting content here


View My Stats